Abril 08, 2020

Letras de Poesías

Poema

La tarde, como un ave  moribunda
Plegó la seda de sus  rubias alas
Y la tristeza de los  viejos talas
Se  tornó más  solemne y  más  profunda.
 
Martirizaron  tus  pequeñas manos
La fragante  blancura del pañuelo,
En tanto que un enorme  desconsuelo
 Entornaba   tus  ojos  africanos.
 
Añoramos la  ecológica fragancia
De la  breve novela  de la  infancia
Que  truncamos aquel  atardecer.
 
Se  durmieron  tus manos  en  mis  manos
Nos  despedimos  como  dos  hermanos
Y  desde  entonces  no te he   vuelto  a  ver.

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.